Autoestereoscopía

Compartir

El formato autoestereoscópico no requiere gafas. En este caso, la pantalla del receptor incorpora una fina película con filtros en su parte frontal. Para esta tecnología se lleva a cabo un entrelazado espacial de dos imágenes, cada una de ellas dirigida a cada ojo. A diferencia del método de multiplexación espacial, que se hacía por líneas horizontales, el formato autoestereoscópico entrelaza las imágenes de forma vertical o por columnas.

En la pantalla, por delante de cada dos columnas de imagen se sitúa una lente semicilíndrica, que envía la información de cada una de ellas a cada ojo. El conjunto de columnas de imagen y sus lentes semicilíndricas asociadas trasladan finalmente a cada ojo la semiimagen correspondiente sin necesidad de emplear ningún tipo de gafas.

Las lentes semicilíndricas pueden ser sustituidas por barreras de paralaje, que a pesar de ser un método más rudimentario, también resulta efectivo. En este caso, lo que se hace es dejar pasar únicamente una porción de la luz emitida por cada columna, en concreto aquella cuya dirección apunta al ojo al que va destinada. La desventaja es que se pierde brillo porque parte del haz luminoso se extingue al colisionar con la barrera.

Para que el sistema funcione bien, dado que cada persona presenta características físicas distintas (separación entre los ojos, altura, etc.), es necesario que el espectador se posicione correctamente delante de la pantalla. Será necesario realizar ajustes de distancia de visionado, altura y desplazamiento horizontal. De lo contrario puede producirse el solapamiento entre la información de las columnas, lo cual produciría efectos indeseables. El problema surge cuando más de una persona quiere ver la imagen en este tipo de pantallas. En este caso, los espectadores podrían entorpecerse los unos con los otros para conseguir posicionarse correctamente ante la pantalla. Por otra parte, la multiplexación espacial de las imágenes en vertical hace que la resolución de las mismas se reduzca a la mitad, dado que a cada ojo se envían la mitad de las columnas de una imagen completa.